cargando...
/ Perfil motivacional del autoinculpado asesino de Diana Quer
31/12/2017

No Comments

Hoy hemos conocido un avance en uno de los casos más mediáticos y complejos a los que se ha enfrentado la UCO en los últimos años, la desaparición de Diana Quer. Ha sido detenida una persona cuyo rastro del móvil y su coche lo situaban en el lugar y fecha de la desaparición de Diana. Sus antecedentes violentos y de tipo sexual lo ponían en la lupa de los investigadores. Su detención se produce en relación con un intento de secuestro y agresión el pasado lunes. La víctima, que finalmente pudo escaparse, reconoce unas fotografías de este sujeto, el mismo que era considerado sospechoso en la desaparición de Diana, con Modus Operandi similar y con una vivienda cercana al lugar de los hechos. Parece que todo encaja y que ambos casos pueden estar relacionados.
El “Chicle”, como lo apodan en la zona,  tiene 41 años, esposa y una hija de 10 años, pero ¿Cómo es la motivación de un tipo como éste? ¿Qué lo empuja a dedicarse al tráfico de drogas, al trapicheo y posiblemente a la agresión sexual en serie?.
Apter describe un tipo de estado motivacional que denomina Paratélico, se da en un tipo de persona que suele ser impulsiva, centrada en actividades lúdicas, es un buscador de sensaciones, de excitación, le gusta obtener beneficios en el presente, en el aquí y ahora, no piensa en el futuro. En esa búsqueda de un estado de aurosal elevado (de excitación y activación) puede practicar deporte, a veces de riesgo y se suele implicar en actividades que lo mantengan a cien por hora. Es posible que abuse de drogas y sustancias excitantes. 
Este tipo de estados emocionales se pueden mezclar con otro que Apter denomina Negativista, que hacen que la persona tienda a ser rebelde, obstinada inflexible, desafiante y provocativa. Estos sujetos sienten una fuerte necesidad de romper las reglas o reaccionar en contra de una imposición ajena. Las reglas que existen para ellos son las propias y todo lo que sea ir en contra de los demás le “pone”.
Cuando ambos estados predominan en un sujeto, éste tiende a ser una persona que se aburre en un contexto normalizado y con reglas. Para él ,su vida en un estado de baja excitación es insoportable. Para ello trata de romper las reglas, dedicarse a actividades excitantes y a veces delictivas, como por ejemplo el tráfico de drogas. Si esto no le genera excitación, se enfada y trata de equilibrar la situación por medio de conductas de provocación, desafiantes, que le consigan excitar. Esto puede explicar por qué puede reincidir en un hecho criminal, por qué es posible que vuelva a agredir sexualmente en un contexto donde ya está amenazado e investigado por la policía. Esa provocación le genera ese nivel de aurosal que necesita y esto le ofrece una sensación placentera. Es como es que busca “pelea” y se dedica a empujar y a insultar a todo al que se cruza con la intención de crear una situación violenta que le genere placer, aunque dicha situación pueda ser peligrosa para él. 
Este tipo de perfiles suelen ser polidelincuentes, están siempre relacionados con múltiples actividades ilegales. Cuando quiere estar adaptado, puede tratar de utilizar drogas o actividades de excitación como el running, pero esta conformidad le aburre. La violencia es una actividad que para él no tiene ningún fin, es una experiencia más al estilo de los hoolingans en el futbol. A veces puede tratar de estar orientado, de parecer un “tipo de bien”, un padre de familia, un trabajador o un vecino adaptado, pero solo de forma intermitente y poco duradera. Su espontaneidad  e impulsividad puede explicar esta agresión del pasado lunes, posiblemente provocada por alguna situación personal que le generó ansiedad. Como respuesta a esta ansiedad se suele generar cólera y es posible que surjan acciones como las que finalmente han llevado a su detención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top