cargando...
/ La reconstrucción de Pioz

Una vez más, volvemos a asistir a la manida estrategia de defensa de presentar enfermedades mentales para lograr atenuantes en casos tan aberrantes como los ocurridos en Pioz en 2016. En este caso, un informe psiquiátrico de la defensa del autoinculpado por dichos asesinatos, pretender explicar que un funcionamiento anormal del cerebro de esta persona impide distinguir entre el bien y mal. Evidentemente, la explicación de cómo una persona es capaz de degollar y descuartizar a sus familiares, entre ellos dos menores de edad y como mientras llevaba a cabo estos actos se jactaba con mensajes y fotos de whatsapp, es más tranquilizadora si pensamos que algo anda mal en su cabeza, mejor aún si hay alguna parte de su cerebro que no funciona o está deteriorada.

El asesinato de esa familia estuvo planificado en el tiempo, el agresor va preparado con objetos necesario para su comisión. Se premeditó una situación propicia, un contexto de intimidad y confianza, presentando una pizza que facilitara su entrada mientras se escondía el cuchillo y sus oscuras intenciones. Se tomaron decisiones planificadas y ajustada a la situación, lo que nos presenta a un sujeto conectado con la realidad y con capacidad para pensar.

En el plano emocional, vemos que durante la comisión de los hechos se muestra un gran control de la situación y una sensación placentera que se refleja en el contenido de los mensajes que le envía su amigo de Brasil, en el cual llega incluso a decir que se va a preparar un bocadillo. Estamos ante una persona que refleja una emoción compatible con la de un sujeto que está vengándose, que  no presenta empatía, sino humillación e ira contra sus víctimas.

Una vez sucedido los hechos, detenido y llevado a cabo al lugar del suceso para reconstruirlo junto a la autoridad judicial, podemos analizar también algunos elementos de su comportamiento que son de interés para hacernos una idea del perfil de este sujeto.

Como elemento principal de lo que declara en la reconstrucción, muestra una amnesia selectiva en todo lo referente al momento en que agrede a los niños. Recuerda momentos antes y momentos después.  Este tipo de amnesia es incomprensible desde un punto de vista científico, no es posible recordar un suceso y tener solo lagunas cuando se refiere a un aspecto de este. Además, su comportamiento no verbal también lo delatan en numerosas ocasiones en el que desvía la mirada o tiende a huir de la situación cuando le preguntan insistentemente con relación a qué hizo con los niños.

Otros aspectos de interés respecto a su comportamiento no verbal durante la reconstrucción, nos muestran microexpresiones de desprecio e ira. Estas microexpresiones son fugaces, pero puede observarse una elevación unilateral de la comisura del labio o una mirada desafiante que nos muestran su incomodidad en esta situación.

 

Rehúye la mirada del interlocutor en varias ocasiones cuando se le pregunta con insistencia, e incluso trata de relajarse con un leve balanceo que realiza en la entrada de la cocina cuando por tercera vez se le pregunta por los niños.

Al final de la reconstrucción, está cansado y muy incómodo, mostrando otra microexpresión de contención que se refleja en labios fuertemente apretados, considerado un indicador a tener en cuenta como forma de ocultar información o engañar. También puede reflejar ira contenida.

 

Si queremos hablar de Psicología o Neurología en este caso, debemos considerar hablar de Psicopatía y de Trastorno Antisocial de la Personalidad. Pero no nos confundamos, en esta situación no hablamos de enfermedad o de un problema físico, nos enfrentamos pura y llanamente a la maldad humana.

 

Jorge Jiménez.

Director Máster en Criminal Profiling.

One thought on “La reconstrucción de Pioz

  1. Excelente análisis, Dr. Jiménez, describe los comportamientos que son coincidentes con la descripción de la escena del crimen, además se explica la conducta en la cual aparece una claridad sobre la esfera cognoscitiva en la que la conciencia y la autodeterminación están intactas, lo que descartaria la amnesia selectiva. en el caso de la psicopatía, existen varios criterios que aparecen con claridad. Aprendemos muchísimo de ud, Doctor…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top